Adultos

            El abordaje psicológico en la edad adulta requiere, al igual que en cualquier otra edad, una evaluación previa individualizada que detecte los factores de origen y mantenimiento del problema para, en función de éstos, diseñar un plan de intervención apropiado. Fruto de este tratamiento psicológico, la persona entenderá por qué se encuentra mal, qué problema tiene y qué es lo que ha de hacer para solucionarlo, esto es, aprenderá una nueva manera de enfrentar las dificultades y superar así su problema definitivamente.

3.JPG

Los tipos de problemáticas que con más frecuencia abordamos los terapeutas entre la población adulta suelen referirse a:

  • Trastornos del estado de ánimo: depresión, trastorno bipolar.
  • Ansiedad y estrés: fobias, ataques de pánico, agorafobia, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, hipocondría, etc.
  • Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia, bulimia, sobreingesta compulsiva, obesidad.
  • Problemas sexuales: anorgasmia, eyaculación precoz, impotencia, bajo deseo sexual, dispareunia, vaginismo, etc.
  • Mobbing – Acoso en el trabajo.
  • Problemas de relación interpersonal: problemas de pareja, problemas familiares, problemas de relaciones sociales, de comunicación, etc.
  • Adicciones: a las drogas, a la comida, etc.
  • Trastornos de sueño.
  • Problemas crónicos: diabetes, migrañas, etc.
  • Trastornos psicóticos: esquizofrenia, alucinaciones, delirios, etc.
  • Desorientación, crisis personales, etc.
Anuncios