Publicado en pareja

Preguntas y respuestas sobre las relaciones de pareja

    Muchos problemas de pareja que atendemos en consulta parten de la base de ideas irracionales y mitos al respecto que es necesario cuestionar y desmontar. Aquí os dejo algunas de las preguntas que más frecuentemente nos suelen hacer en relación a este tema y las respuestas que solemos dar (en términos generales, pues para analizar y trabajar en un caso concreto, son necesarias una evaluación e intervención individualizadas):

  • ¿Discutir es malo? Tan malo puede ser la presencia constante de discusiones y conflictos, como la ausencia completa de los mismos. Hay que saber comunicar y manifestar los desacuerdos, sentimientos, intereses y deseos de cada uno, pues callarse o dudar del otro sólo lleva al resentimiento. De hecho, las parejas sanas son las que, pese a los problemas y conflictos (inevitables e incluso necesarios), saben resolverlos y gestionarlos de la mejor manera posible. Por el contrario, la ausencia de conflictos puede ser indicio de poca comunicación, del sometimiento de los intereses de uno a los del otro, de la falta de sinceridad en la relación, etc.

20334746.jpg

  • Si realmente conoces a tu pareja, ¿tienes que adivinar lo que piensa, siente y necesita en cada momento? Por mucho que queramos y conozcamos a nuestra pareja, la realidad es que no somos adivinos y, por otro lado, que las personas tenemos altibajos emocionales, preocupaciones, nos ocurren cosas diferentes que pueden influirnos de una u otra forma o en mayor y menor medida… Por eso la importancia es la comunicación para poder transmitir lo que sea importante o queramos compartir con nuestra pareja y así facilitar que sepa cómo nos sentimos, etc. Una persona nunca deja de aprender e incluso de cambiar, por lo que ese conocimiento en la pareja es un proceso continuo.

images

  • Si una pareja se quiere, ¿se debe aceptar tal y como es, sin intentar cambiarla? En una relación se cambian muchos aspectos o detalles, pues nos amoldamos y adaptamos a ella, pero también es un riesgo esperar que se cambien todas las formas de pensar, actitudes, costumbres, etc., ya que suele tratarse de una expectativa demasiado exigente, irracional y extremista.

captura5

  • ¿Las medias naranjas existen y es el destino el que las une? Su aceptación podría llevar a un nivel de exigencia excesivamente elevado en la relación de pareja, con el consiguiente riesgo de decepción y frustración, pues nunca encontraremos a la persona pefecta. Pero también puede producir el efecto contrario: una tolerancia excesiva al considerar que siendo la pareja ideal hay que permitirle más o esforzarse más (uno/a mismo/a) para que las cosas vayan bien (pudiendo llegarse a la dependencia afectiva).

en-to-the-wonder-su-pareja-era-ben-affleck

  • ¿Los caracteres opuestos se atraen? Las personas que en realidad más se atraen son precisamente las que comparten objetivos, intereses, expectativas y gustos comunes. Es cierto que dos personas pueden sentirse atraídas siendo bastante diferentes; no obstante, esta atracción suele ser solamente inicial, de modo que a la larga la diferencia de caracteres puede ser, con mucha probabilidad, origen de muchos conflictos posteriores. Todo depende en qué coincidamos o en qué nos diferenciemos y cuán importante es para nosotros esos aspectos.

captura7

  • ¿Cualquier sacrificio por la pareja es válido? La realidad es que, por nuestra salud y bienestar, hay que ser sincero con uno mismo y con el otro. Siempre habrá cosas que no nos gusten de nosotros mismos y de los demás, pero entonces habrá que ver qué aspectos estamos dispuestos a cambiar y negociar y cuáles no, poniendo ciertos límites. Priorizarse y cuidarse en una relación de pareja, igual que en otras áreas de nuestra vida, es fundamental para poder estar bien y, por tanto, estar bien para los demás también.

lc3admites

  • ¿Con la pareja hay que compartir absolutamente todo y renunciar a todo lo que no implique estar con el otro? Tener una relación implica, generalmente, compartir muchos aspectos de la vida (y normalmente los más importantes) de cada uno, pero no necesariamente todos; compartir absolutamente todo (obligaciones, intereses, aficiones, relaciones sociales, etc.) puede perjudicar el grado de satisfacción percibido en la pareja, por lo que lo sano es compartir aquello más relevante. Hay que conservar e incluso fomentar la individualidad de cada uno. Una pareja la forman dos INDIVIDUOS. Por lo que hay que dedicarse tiempo a uno mismo, manteniendo los asuntos independientes y propios de cada uno. La primera reacción que tenemos cuando hablamos de egoísmo es que es algo negativo que debemos evitar para no actuar mal. Un argumento que se suele utilizar es que si algo ha quedado constatado a lo largo del tiempo es que han sido las conductas generosas las que han permitido que hoy estemos donde estamos como especie. Sin embargo, la supervivencia precisamente nos aboca a una especie de “egoísmo sano” necesario para seguir viviendo, pues si no miramos por nuestros intereses, nos irá mal y entonces sí que no estaremos en condiciones de ayudar a los demás.

sofc3a1

  • Si la chispa se termina en una relación, ¿no hay nada que hacer? Hay que trabajar la pareja y cuidarla (sacando tiempo para dedicárselo, cuidando los detalles, etc.). Las investigaciones (Fisher, 1992, 2005; Franken, 1994; Ortiz y Gómez, 1997) sugieren que los procesos biológicos, psicológicos e interpersonales característicos de las fases de enamoramiento intenso van modificándose con el tiempo, dando lugar a procesos de otro tipo, pero no necesariamente lleva al fracaso de la relación, pues hay parejas que lo perciben como la transición a una nueva etapa (de mayor compromiso, estabilidad, tranquilidad, donde tienen lugar proyectos comunes a largo plazo, etc.). La idea irracional es creer que no se puede hacer nada por mejorar la relación (otra cosa es que estemos más o menos motivados para hacerlo) o, por el contrario, que el amor romántico y pasional de los primeros meses de una relación puede y debe perdurar tras años de convivencia. Sin embargo, los estudios sobre el tema (mencionados anteriormente) coinciden en señalar que la pasión amorosa tiene “fecha de caducidad” con lo que esta creencia puede tener consecuencias negativas sobre la estabilidad emocional de la persona y de la pareja.

encanto-pareja-Caligula_CLAIMA20160326_0006_15.jpg

  • Si hay celos, ¿es porque hay verdadero amor? Los celos, en cierta medida, pueden ser normales y de hecho habituales, pues tienen que ver con el miedo a perder algo que quiero, que me hace feliz, etc. Sin embargo, la clave está en saber identificarlos y gestionarlos de manera que no supongan un problema para la pareja.
Anuncios

Autor:

Psicóloga - Máster en Terapia de Conducta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s